Continúa el cierre de estaciones en La Plata

En los últimos 3 años “colgaron las mangueras” 10 locales. Suman 40 desde

En los últimos tres años cerraron 10 estaciones servicios en la Región. De 2010 a esta parte, suman 40 los emprendimientos que tuvieron que colgar las mangueras. La situación es preocupante porque casi no hay lugar para nuevas aperturas de estos locales y en el sector aseguran que sólo se sostienen con cierto éxito aquellos que lograron una cartera de clientes fieles. Al crítico diagnóstico, desde la Unión de Expendedores de Nafta y Afines (Uenya) se le suma un “asfixiante” panorama impositivo, ya que las obligaciones con el municipio, la Provincia y el Estado Nacional se llevan “el 70 por ciento de las ventas”, aseguran en la cámara del rubro.

Uno de los dueños de estaciones de servicio que tiene más de cuatro décadas en el rubro apunta que el 80 por ciento de las ventas de combustible se está haciendo con tarjetas de crédito y débito. Esto implica que también pierden margen de rentabilidad con los porcentajes que les cobran las empresas de las tarjetas de crédito.

También sacan cuentas con el dinero que tienen que desembolsar por los empleados. El salario básico ronda los 17.000 pesos, y una estación de servicio que tiene un piso de entre 15 y 20 empleados (por la rotación de los turnos que tienen que cubrir las 24 horas de funcionamiento a pleno y los servicios que presta además de la venta de combustible cono rubros anexados como el kiosco, lavadero, o los boxes para mantenimiento del vehículo). A este combo hay que sumarle la cercanía del pago del aguinaldo, que ya le quita el sueño a más de un propietario de las estaciones de servicio.

 

PELIGRO PARA LAS MAS NUEVAS

Tras ese crudo panorama se puede entender que las estaciones vayan bajando las persianas, sobre todo aquellas que recién se inician en el rubro. Incluso aquellas que suman décadas de actividad, como el caso de 12 y 48, que hace más de un mes que ya no expende combustible y su futuro es incierto: los más optimistas aseguran que se trataría de un cambio de “bandera” o marca de combustible. Otros dicen que correrá el mismo destino de otras estaciones que cerraron. Se levantará una torre de departamentos en el corto o mediano plazo. Este diario intentó dialogar con los dueños de la firma, pero resultó imposible. Una de las empleadas del lugar que habló con este diario dijo que “me informaron que mi vínculo termina esta semana. No sé cuál será el futuro de esta esquina”.

En 12 y 64 un prolijo cerramiento anuncia la llegada de otro emprendimiento en esa esquina situada frente al parque Saavedra. Desde hace muchos años, la estación de servicio de diagonal 77 y 3 se transformó en playa de estacionamiento; otras estaciones del casco urbano también pasaron a ser estacionamiento, lavadero de auto o lote de un emprendimiento inmobiliario.

En el Camino Centenario cerraron en los últimos tiempos cinco estaciones de servicio y sólo logró reabrirse una. De alguna manera pinta el preocupante panorama del sector. Muy lejos de su esplendor, en la región (que incluye a La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena, Chascomús y Brandsen), hay 33 estaciones de servicios (algunas duales, porque le incorporaron la venta de GNC para aggionarse y sumar clientes), lejos de las 100 que tuvo la misma zona en su mayor pico de número de estaciones de servicio, según los números que tienen en la Uenya. A esas 33 hay que sumarle otras 30 en el Gran La Plata que sólo venden GNC. Creció exponencialmente el número de vehículos en la región, como en todo el país, pero bajó sensiblemente la cantidad de bocas que expenden combustible.

De 2014 a esta parte cerraron 10 estaciones de servicio y es la mitad de lo que ocurrió entre 2010 y 2011, el periodo de mayor crisis que tuvo el sector en la región, ya que en ese plazo hubo 20 casos de baja de persianas, con un cierre cada 30 días promedio.

 

“PRESION IMPOSITIVA”

El presidente de Uenya en la actualidad, Julio Alonso –quien también es tesorero en la Federación provincial (FECOBA), dijo que “tenemos varias razones que generaron esta situación preocupante. La principal es en materia impositiva. En la Municipalidad de La Plata nos cobran desde la gestión anterior de Pablo Bruera una tasa de habilitación anual. Lo que nos parece un exceso, un despropósito, desde el punto de vista económico e impositivo. Por esta razón estamos haciendo gestiones ante la intendencia. En la provincia Ingresos Brutos está haciendo estragos, al igual que otros impuestos bonaerenses. En este caso presentamos varios pedidos de audiencia con la propia Gobernadora, María Eugenia Vidal, y hasta ahora estos desesperados pedidos no han sido atendidos”.

Alonso también se refirió a impuestos nacionales, pero sobre los mismos se están haciendo tratativas a través de representantes nacionales del sector.

Alonso también apuntó a las estaciones de servicio que administran las propias petroleras, porque “no tienen control alguno. De la cadena del pozo al surtidor lo manejan todo en forma autónoma y no están muy claros los controles que tienen que hacerle desde la Secretaría de Energía de la Nación. A nosotros nos controlan a cada segundo”.

Integrantes de la Uenya remarcaron a lo largo de los últimos años que “el manejo siempre fue arbitrario, ponen cupos de entrega de combustibles y hay que vender hasta donde ellos quieren. Eso hace perder rentabilidad y en épocas de mayor consumo, cuando la venta de autos era récord, muchos recordarán que las estaciones se quedaban sin nafta ni gasoil, justamente porque no recibían la cantidad suficiente”.

Otro tema que remarcan los estacioneros y que afecta la actividad, es la proliferaron en los últimos años de decenas de lubricentros y lavaderos en los barrios, sin habilitación, que hicieron que las estaciones dejen de ser de servicios como dice su nombre, ya que se redujo notablemente el cambio de aceite o lavados de autos, entre otras cosas, y sólo se limitan a expender combustible o GNC.

En Numeros
40 La cantidad de estaciones de servicio que cerraron en los últimos siete años.

70% Los estacioneros aseguran que es el porcentaje de las ventas de combustible.

20% El porcentaje promedio de las ventas en efectivo que realizan en La Plata las estaciones de servicio. La mayoría se hace con tarjetas de crédito y débito.