Descartan un litro de nafta a 50 pesos pero admiten leves incrementos hacia fin de año

De acuerdo al análisis realizado por el ex Subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar, “si las cosas siguen como hasta ahora”, hablar de un aumento del 20 por ciento “es exagerado”. No obstante aclara que todo depende del valor del crudo internacional.
En Argentina, con la liberación de los valores internacionales de los combustibles líquidos, los aumentos de las naftas se volvieron una costumbre. “Hoy en día no solamente el tipo de cambio influye en el costo del litro en surtidor, sino que la variable del precio internacional del petróleo es indispensable al momento de cerrar la ecuación final”, el ex Subsecretario de Combustibles de la Nación, Cristian Folgar.

El ex funcionario además, descartó un futuro próximo en extremos, es decir que con la única condición de que “los parámetros de la economía mundial y nacional sigan los mismos carriles como hasta ahora”, no espera un litro de nafta a 50 pesos, como tampoco, que no haya más subas hasta el año que viene.

También advirtió que es preciso evaluar que si en los próximos días el dólar se mantiene en un promedio de 37 pesos pero el crudo sigue su ritmo alcista, puede derivar en otro desenlace dependiendo por ejemplo, del conflicto que se está dando entre los árabes y Estados Unidos luego del asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

“Es real que una franja de entre 34 y 44 pesos de la moneda norteamericana como lo acordara el gobierno con el FMI, brinda cierto nivel de previsibilidad a los precios de las naftas y el gasoil pero seguramente si la divisa se dispara a 44, tendremos un golpe al bolsillo importante”, vaticinó.

Agregó que no hay que dejar de lado la actitud en cuanto a política de precios tome la compañía YPF que actúa de reguladora con respecto a las demás petroleras y descartó que el comportamiento sea diferente a lo que ya viene demostrando desde fines de 2015.

Vale recordar Folgar ya había destacado en diálogo con este medio que a su entender, no se observa en el Gobierno una intención de modificar su política respecto de la actualización de los valores de las naftas.

En ese sentido había expresado que un mercado puede ser libre pero “no competitivo”, en relación a que en el caso de los combustibles líquidos “tenemos un mercado formalmente libre, con acuerdos regulares de precios entre el gobierno y las refinadoras, y con un papel predominante de YPF que a su vez es controlada por el Estado argentino”, explicó.