¿El GNC tiene los días contados en la Argentina?

Entre los usuarios del combustible continúa la incertidumbre sobre el futuro del GNC. Por lo pronto, el precio no aumentará hasta octubre.

Miles de corazones de tacheros y de otros tantos usuarios de todo el país se paralizaron cuando en tierras cordobesas se aseguró que el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, hizo declaraciones que fueron interpretadas por algunos referentes del sector como la fecha de extinción del Gas Natural Comprimido (GNC) para uso vehicular.

La versión que comenzó a circular fue rápidamente desmentida desde el gobierno nacional a través de un comunicado, y luego por la Cámara Argentina del Gas Natural Comprimido (CAGNC), que negó enfáticamente los dichos del ministro sobre el tema.

La controversia surgió a partir de declaraciones que realizó el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles de Córdoba, Raúl Castellanos, quien dijo que en un encuentro del sector, el ministro Aranguren habría expresado que “el costo del gas para GNC tendrá un valor similar al de la nafta súper”, y que “no tenía ningún sentido invertir para vender el gas natural en los automóviles, dado que debe priorizarse a otros usuarios”.

La noticia cayó como un balde de agua fría entre los usuarios de este tipo de combustible en la Argentina, que tiene un parque automotriz con GNC bastante consolidado que ronda actualmente los 1,8 millones de equipos instalados, según datos del Enargas.

Hasta Octubre no se toca

El vicepresidente de la Cámara de Expendedores de GNC, Pedro González, trató de poner paños fríos a la situación e informó que el precio del GNC no tendrá incrementos hasta octubre, ya que este combustible se encuentra regido por un cronograma de aumentos semestrales establecidos por el mismo gobierno nacional, por lo que está en igualdad de condiciones con “todos los rubros” de servicios públicos.

El directivo precisó que el 1° de abril fue el último incremento que llevó el millón de BTU a u$s 4,44 y que el próximo aumento será en octubre hasta los u$s 5,80 de acuerdo a “la escala que nos ha fijado el Gobierno”.

Al consumidor final el precio del GNC tiene distintos valores de venta tanto en Buenos Aires, donde se ubica entre 8 y 10 pesos, como en algunos sitios del interior del país donde llega a alcanzar los 12 pesos. En la región el valor de venta al público orilla los 10 pesos.

Este combustible se expende en 1.900 estaciones de servicio a lo largo de todo el territorio argentino, que en conjunto ocupan a 20.000 personas, y como se indicó tiene 1,8 millones de usuarios finales.

El consumo del GNC tuvo una caída del 10% en los últimos 12 meses, y es utilizado principalmente por taxistas, que fueron quienes más se quejaron de la situación que se había planteado y temían por sus fuentes de trabajo.

González consideró que “no existe esa decisión política” (de llevar el valor del GNC a lo que cuesta un litro de nafta súper) y que “es una expresión del ministro (Aranguren) dónde dice que teniendo en cuenta el equivalente por poder calórico debería costar lo mismo que la nafta súper”. Para reforzar la idea el directivo de expendedoras señaló que el propio Aranguren volvió a habilitar al sector para la compra de gas en boca de pozo “lo que va a traernos un alivio en la cuestión impositiva”.

A su vez el empresario señaló que el consumo de GNC, “que tuvo un descenso del 10% en los últimos 12 meses”, representa el 6% del total del volumen de gas que se consume en el país, cuando Argentina “importa porque tenemos un déficit de gas del orden del 30% en invierno”.

Con estos números, González considera que “por más que no existiera el GNC igual tendríamos que importar gas y, si así fuera, la importación sería sólo para los tres meses de invierno, porque en el resto del año, cuando el usuario domiciliario baja su consumo, nos alcanza con el gas que tenemos”.

Río Negro