El Gobierno condiciona a las automotrices para que cumplan el acuerdo con Brasil

El convenio firmado el año pasado fijó un flex de 1,50. El promedio a marzo alcanzó 1,94. En una reunión ayer por el plan “1 millón”, Producción avisó que tomará medidas

El Gobierno avisó ayer a las empresas automotrices que tomará medidas para garantizar el cumplimiento del flex, que es el valor que regula el intercambio de vehículos y piezas entre la Argentina y Brasil. El acuerdo firmado el año pasado con el vecino país fijó un valor de 1,50, por lo que por cada dólar que el país exporta, puede importar u$s 1,50.

Pero el sector no está cumpliendo con el convenio, ya que en términos globales, está importando u$s 1,94 por cada dólar exportado (es el promedio a marzo de este año). A este ritmo, reconocen hasta en la propia industria, no se llegará a cumplir con el acuerdo sellado hasta 2020, por lo que las autoridades del Ministerio de Producción le adelantaron al sector que en el corto plazo sacarán una norma que garantice, en caso de incumplimiento del flex, que las terminales pagarán la multa correspondiente. Fue ayer en la primera reunión de seguimiento del acuerdo “1 millón”, que firmaron terminales, autopartistas, sindicatos y Gobierno en marzo pasado, con el objetivo de alcanzar, en 2023, una producción de un millón de vehículos.

El mecanismo consistiría en obligar a las compañías a contratar una garantía específica que permita asegurarle al Gobierno de que podrá ejecutarla en caso de que no se cumpla con el flex. En ese caso, las empresas deberán incluirlo en sus balances, lo que las obligaría a tener que ajustar por otro lado. Este trascendido, del cual tenían conocimiento en las automotrices, no fue bien recibido por considerarlo un “cambio en las reglas de juego”, pero desde el Gobierno sostienen que de alguna manera las firmas deben previsionar esa pérdida, si es que incumplen con el acuerdo.

Según las proyecciones oficiales, para que las automotrices cumplan con el convenio, el flex promedio debería rondar u$s 1,26 durante los 39 meses que restan para llegar a junio del 2020 en u$s 1,50.

“Si las terminales no reorientan sus estratégicas comerciales, se le planteó que en caso de incumplimiento, las multas se van a cobrar”, afirmó a este diario una fuente de Producción, quien agregó que si las empresas quieren maximizar ganancias a costa del acuerdo, no será permitido. “Pueden bajar los precios de los autos que venden a Brasil para compensar. O vender en el mercado interno los autos locales más baratos en lugar de importar tanto del país vecino”, añadió.

El secretario de Industria, Martín Etchegoyen, fue quien llevó la voz cantante en la reunión, que duró unas dos horas y que tuvo como objetivo, además de discutir sobre el incumplimiento del flex, delinear mesas de trabajo específicas de los distintos ejes que forman parte del plan “1 millón”. Habrá equipos técnicos con integrantes de todas las entidades para discutir la estructura tributaria; la cuestión logística; las regulaciones y normas técnicas; apertura de mercados; desarrollo de proveedores, integración e innovación; y capital humano y productividad, todos temas que hacen a la mejora de la competitividad del sector.

Las mesas se reunirán periódicamente y deberán presentar, cada 90 días, a la mesa principal los avances logrados. La próxima reunión general será el 5 de septiembre.

Participaron de la reunión referentes de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Au tomotor (Smata), la Asociación de Supervisores Mineros, Metalúrgicos y Mecánicos (Asimra), además de funcionarios del gobierno nacional y representantes de las provincias.

Por Natalia Donato
El Cronista