GNC, con márgenes más ajustados

Aunque el metro cúbico cuesta alrededor de $ 11 en la Capital, el beneficio para los expendedores roza un peso. La cantidad de conversiones en los automóviles está lejos de los niveles de hace dos años

El negocio del expendio de gas natural comprimido (GNC) se encamina a un amesetamiento que difícilmente tenga una mayor expansión, en función de los bajos márgenes con los que quedó reconfigurada la actividad.

En tanto, tras la tormenta que desató una versión según la cual la Nación castigaría el precio de este combustible frente a la nafta súper, la reconversión de unidades volvió a tomar una moderada velocidad, aunque lejos de su performance histórica.

Con el actual valor del metro cúbico, que en el circuito de las estaciones de Córdoba capital se sitúa entre 11,50 y 12,50 pesos, los operadores obtienen una rentabilidad neta que oscila en un peso.

Si bien la diferencia es considerada “razonable”, ese margen complica nuevos proyectos de inversión en un mercado que, por otra parte, está bien abastecido en cantidad de estaciones.

Según el Enargas, en toda la provincia hay 269 estaciones que expenden GNC bajo formato de combustible único o duales.

Desde diciembre del año pasado, el negocio de la venta “cambió totalmente”, asegura Luis Pavone, uno de los expendedores cordobeses con mayor trayectoria y presencia territorial.

“Esta será una actividad que perdurará siempre y cuando se mantenga ese diferencial de precio del 30 al 40 por ciento con relación al valor del litro de nafta súper”, explicó el empresario.

Los cambios que menciona Pavone pasan por el nuevo sendero de precios que fijó el Gobierno para el valor del gas en boca de pozo destinado a las estaciones, que pasaron a pagar precios de gas industrial, cuando antes estaban equiparados con los hogares.

En las zonas de producción, el gas cuesta 2,80 pesos el metro cúbico, pero cuando se le añaden los cargos de transporte, pérdida y tributos, la materia prima queda en una franja que va de 3,30 a 3,40 pesos.

Suman y suman

A partir de ese valor, como en el reloj de un taxi, al precio se le suman IVA, impuestos, costos laborales, cargas sociales, tasas municipales, etcétera. “La factura hace las veces de un carrier tributario que encarece el producto al usuario final”, evalúa Alejandro Ferrario, un experto en ese mercado regulado.

El último aumento en la energía eléctrica terminó por pegar en los costos de las estaciones. Así las cosas, “es muy difícil poner el precio del GNC por debajo de los 11,60 a 11,99 pesos, en esos niveles la rentabilidad neta del estacionero por metro cúbico anda entre los 0,55 y un peso, como máximo”, explicó Pavone.

A una semana del invierno, todavía es un misterio cómo será el abastecimiento de GNC para las estaciones que no pagan demanda firme. El Gobierno ha dicho que para sostener el sistema debe importar gas, inclusive por barco, cuyo precio puede llegar hasta los 11,20 dólares el millón de BTU (la unidad de medida).

Mientras tanto, Hugo Lamy, presidente de la Cámara Argentina de Productores de Equipos de Conversión (Capecg), aseguró que tras la falsa interpretación de una entidad sectorial, en el sentido de que el Gobierno apuntaba a estrangular el sistema de GNC, “comenzaron a recuperarse las instalaciones de equipos”.

“Marzo y abril venían muy bien, el 9 de mayo fue un día fatídico para nosotros, con una caída del 50 por ciento en la actividad. En los últimos días, se ha empezado a revertir”, remarcó Lamy.

Aunque el colchón de amortiguación del nuevo escenario son los expendedores, el dirigente cree que en el mediano plazo el GNC mantendrá su actual relación con respecto a la nafta.

Por su parte, Armando Loson, del Grupo Albanesi, apuntó que con la primera etapa de Vaca Muerta habrá más gas en la Argentina. “La experiencia en Estados Unidos demuestra que el gas no convencional terminó por hacer bajar los precios y es probable que veamos eso aquí”, opinó.

Autos con GNC

Córdoba. En toda la provincia, circulan 284.700 vehículos con GNC habilitados, según el Enargas.

Conversiones. Pasaron de 1.351 en enero a 1.053 en mayo, con 1.403 en abril. Hace dos años, se convertían entre dos mil y casi 3.400 autos por mes.

La Voz