La venta de combustible no se recupera

La indetenible caída de las ventas, las inviables condiciones que imponen las tarjetas de crédito, los incrementos salariales superiores al 40 % hacen que el sector atraviese una compleja situación.

En ese sentido consideró que “si el dólar no se mueve no debería haber nuevos aumentos del combustible por ese motivo”. No obstante, aclaró que “sí se producirá un nuevo aumento en el mes de diciembre, previsto por ley, producto del ajuste trimestral del impuesto a los combustibles y al dióxido de carbono que es un monto determinado en pesos. Ese incremento tendrá un impacto de sesenta centavos en el diesel y de ochenta centavos en la nafta”.

Sobre las bajas de los precios que tanto Shell como Axión aplicaron a sus productos explicó que “esas petroleras decidieron bajar sus precios ya que en el último aumento que habían realizado lo hicieron por encima de un 3% del valor que lo hizo YPF. Inmediatamente esa diferencia impactó en menos ventas para ellos por lo que decidieron bajar para no perder posicionamiento en el mercado”.

González aclaró que esa decisión se tomó en base al movimiento del mercado y no a partir de los indicadores de la cotización del dólar o el precio del crudo como se venía haciendo. “La gente busca el precio: primero se produjo un corrimiento en cuanto a buscar menor precio relacionado con la calidad de la nafta, el usuario se pasó de la nafta Premium a la súper, pero como los incrementos siguieron y el poder adquisitivo siguió deteriorándose ahora vemos que la gente consume menos de esa nafta súper, compra menos para equilibrar el gasto. Una diferencia de dos pesos por litro es mucho, por eso las petroleras decidieron bajar el precio”.

Profundizando sobre la caída de las ventas el representante de CECAER señaló que “en la comparación interanual de los últimos meses se detecta una baja del 7 % y para este último mes se estima que llegaremos a un 10 % menos, aunque no tenemos todos los datos estadísticos cerrados todavía”.

Otros de los temas que tiene a mal traer al sector son las condiciones que las tarjetas de crédito les imponen para trabajar con ellas. “Es un tema de vieja data que venimos tratando de solucionar desde hace mucho tiempo. Fundamentalmente la demora de 28 días para el pago que las tarjetas imponen es para nosotros inviable. Por eso desde CECHA, (Confederación Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina) que nuclea a nivel nacional a las distintas cámaras de estacioneros del país de la que CECAER forma parte, se viene trabajando para poder modificar esas condiciones”.

En ese sentido informó que semanalmente se mantienen reuniones en Buenos Aires con la Secretaría de Comercio Interior de la Nación en la búsqueda de soluciones. Detalló que en la última, producida la semana anterior, “el subsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, comprometió su intervención directa para encabezar las negociaciones con las partes involucradas con el objetivo de encontrar alternativas que aporten beneficios a las estaciones de servicio”.

Werner nos pidió que abramos un compás de espera de 15 días para darle tiempo en llevar adelante esas negociaciones a lo que CECEHA accedió en procura de encontrar una solución negociada que comprenda los intereses de cada sector”.

“Teniendo en cuenta lo que hemos podido avanzar en las sucesivas reuniones con la Secretaría y al interés expresado por ésta en encontrar una salida que involucre a todas las partes tenemos buenas expectativas en cuanto a lo que se pueda producir en los próximos días, pero por el momento son sólo expectativas que esperamos se cumplan”, advirtió.

A manera de ejemplo González explicó que “una misma tarjeta de crédito aplica metodologías distintas en cada país, por eso en los algunos países limítrofes, como Uruguay, el tiempo de pago se achica a 72 horas, haciendo que la operación sea mucho más conveniente”.

Por último, se refirió al decreto del Gobierno que establece el otorgamiento de un bono de cinco mil pesos para los trabajadores: “hace menos de 20 días firmamos la última parte del acuerdo paritario en donde llegamos a más del 40 % de aumento salarial comenzando en abril de 2018 y concluyendo en enero de 2019. Esos aumentos salariales se vienen cumpliendo rigurosamente, ya que ha sido nuestro compromiso y porque fundamentalmente entendemos la situación de los trabajadores en esta situación de ajuste y crisis por la que la economía del país está pasando”.

“Esta misma situación también nos afecta directamente a nosotros a pesar de ello nos hemos esforzado al máximo para honrar los acuerdos alcanzados. Por eso consideramos que estamos más que cubiertos con lo que el gobierno fundamenta en su decreto para el otorgamiento del bono”, puntualizó.

Díario Junio