Los estacioneros esperan expectantes la reunión con las petroleras

La reunión se llevará a cabo el 12 de mayo, en un intento por mejorar una rentabilidad que viene en baja y pone en riesgo puestos de trabajo

Descartada la posibilidad de un desabastecimiento en algunos combustibles, los propietarios de estaciones de servicio de la provincia centran sus expectativas en la reunión que el 12 de mayo que los referentes del sector a nivel nacional mantendrán con las petroleras y el Gobierno en un intento por mejorar una rentabilidad que viene en baja y pone en riesgo puestos de trabajo.

El faltante se produjo por un problema en la refinería de la empresa Shell, que complicó el abastecimiento en las distribuidoras de Buenos Aires y del Chaco.

En principio, había cierta incertidumbre sobre la respuesta a la demanda que podrían dar las otras marcas, pero la llegada de una barcaza el fin de semana desactivó las alarmas.

Por estas horas, la situación es casi normal y nada hace prever algún tipo de complicaciones en la disposición de los productos en las estaciones de servicio.

Compás de espera

Más allá de la cuestión del abastecimiento, la principal preocupación para los propietarios de estaciones de servicios es mejorar de manera urgente la rentabilidad.

El escenario que muestran los empresarios es de lo más adverso: en el último año han sufrido una caída en las ventas de alrededor del 4%, a lo que se suma un aumento de los precios menor al esperado, suba de costos y negociaciones salariales con los trabajadores del sector.

Así las cosas, entienden que no hay muchas más opciones que negociar con las petroleras una suba en las comisiones de alrededor del 8% que ganan hoy a un 10% de piso.

Los estacioneros entienden que, amén de la caída del precio de los commodities entre los que se encuentra el petróleo, si el Gobierno y los petroleros “frenaron” el aumento pactado para el mes pasado es porque hay un margen de ganancias (que se quedan las petroleras) que se podrían distribuir más equitativamente.

Ese es el eje del cónclave del 12 de este mes, al que concurrirán, en principio, directivos de YPF aunque a intención es que vayan representantes de todas las marcas. Del resultado del encuentro dependerán los pasos por seguir que definan los estacioneros.

En ese sentido, no descartan medidas de fuerza, como un lock out por 24 horas; y la reedición del viejo “servicio de playa” que consiste en el cobro de un monto (a definir) por cada litro vendido.
Entre los oferentes que podrían quedar fuera están YPF, dijeron las fuentes. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, dijo el mes pasado que la compañía no puede obtener aprobación regulatoria para una adquisición dado su 60 % de cuota de mercado en el sector minorista. La empresa presentó una oferta por encima de US$ 1.000 millones, conforme busca impedir la entrada de operadores globales en el negocio de distribución.

Diario Norte