No venden nafta a motociclistas sin la patente en el casco

En Lanús se endurecen las exigencias a motociclistas. La patente también debe estar impresa en el chaleco. Las estaciones de servicio que no cumplan se exponen a multas y clausuras

En Lanús ya no les cargan combustible ni les venden lubricantes a motociclistas que no cuenten con casco y el correspondiente chaleco ambos con la inscripción de la patente del rodado. La medida entró en vigencia luego de que el Concejo Deliberante aprobara un proyecto enviado desde el Ejecutivo que apunta, principalmente, a disminuir los delitos cometidos por delincuentes en motos. Para eso, el área de la Dirección de Control comunal realiza operativos sorpresa en estaciones de servicio y, en caso de incumplimiento, son duramente multadas y hasta pueden perder la habilitación comercial.

En una recorrida llevada a cabo por distintos barrios, comprobó que todos los empleados de las expendedoras de combustible se encuentran informados acerca de la prohibición y que, en muchos casos, se cumple por temor a la sanción, ya que la ordenanza establece que la multa será igual a “10 y 20 veces el valor que la Ordenanza Impositiva Municipal fije anualmente para importe mínimo o fijo de la Tasa por Seguridad e Higiene establecida para expendios de combustibles líquidos y/o gaseosos”.

“Esto se comunicó y se sigue informando a todos los responsables de las áreas para que estén al tanto. En caso de que el personal encuentre que se está cometiendo una infracción, labran un acta y la envían al Tribunal de Faltas, que es donde se establece el monto económico de la multa que deberán pagar los responsables de la empresa”, explicó Carlos Tagliafico, director general de Control comunal de Lanús.

Durante los operativos, la Comuna ya clausuró un comercio que no sólo violaba la normativa, sino que presentaba otras irregularidades, informaron. En caso de que se repita por segunda vez alguna infracción, el Municipio efectúa la clausura del local por 10 días. Y si, una vez que la estación de servicio reabre las puertas, no cumple nuevamente con la ordenanza, directamente se le retira la habilitación comercial por un año.

“Los que vienen ya saben que está la ordenanza. Lo que hacen algunos motociclistas es venir a comprar caminando pero con una botella. En ese caso tampoco se les vende. Sólo se puede cargar si traen o compran un bidón. En mi caso, por turno atiendo más o menos 20 motociclistas. Cada tanto vienen a controlar los dueños que cumplamos la norma y también gente del Municipio”, contó un empleado de la Shell ubicada en Raúl Alfonsín 1561, Gerli.

Alejandro es encargado de la estación de servicio de Avenida Hipólito Yrigoyen 4901, Lanús Oeste, y asegura que muchos clientes se quejan cuando se les dice que no se les cargará nafta porque no tienen chaleco o casco: “Nosotros respetamos la Ley. Algunas personas que vienen se quejan, pero qué vamos a hacer nosotros. Tenemos un empleado de seguridad que está en el playón, por las dudas. Pero las quejas por ahora no pasaron a mayores”. En tanto, en Avenida Remedios de Escalada 1.300 dijeron que la mayoría de los motociclistas que acuden a la estación de servicio son empleados de casas de comida. Señala que trabajan como delivery y que la gran mayoría va con casco.

A pesar de la ordenanza vigente, los vecinos mantienen ciertas quejas y reclamos porque si bien la normativa parece cumplirse, es frecuente que los motociclistas salgan del surtidor, se quiten el casco y circulen sin ningún tipo de protección.

“Una medida que está bien”
“Me parece una medida que está bien, pero sobre todo para que toda la gente que circule en moto use casco. No me parece útil para combatir la delincuencia. Creo que los ladrones no van a cargar nafta a las estaciones de servicio como lo hacemos nosotros”, señala Alberto López, vecino de Escalada.

Por su parte, Ariel Freita de Lanús Oeste señala: “Yo tengo todo el regla. Los papeles, el seguro, el chaleco y el casco. Pero en las calles de Lanús estoy cansado de ver pibes que circulan sin casco y hasta si patente. No veo que los pare la Policía. Además, cargan nafta en bidones y listo”.

Por Natalia Salonia
Clarín