Suspende CNV la cotización de petrolera

Se trata de la “Petrolera del Conosur” la cual efectuó requerimientos a 3 agentes de Bolsa. La empresa no para de generar pérdidas; el viernes llegó a subir 83%. Para sobrevivir, le inyectan fondos

La Comisión Nacional de Valores resolvió interrumpir “transitoriamente” la oferta pública de las acciones de Petrolera del Conosur, empresa de la cual casi el 95% está en manos de la venezolana PDVSA. Llamó la atención al organismo las bruscas oscilaciones de precio del viernes pasado, donde llegó a mostrar alzas de 83% para luego recortarlas al 34% cerrando a $6,22. La CNV a cargo de Marcos Ayerra también efectuó un requerimiento a tres agentes de Bolsa para que informen datos de clientes y sus legajos respectivos en el marco del seguimiento de este caso. Poco más del 5% de las acciones de Petrolera del Cono Sur flota en la plaza local, lo que equivale a tan sólo $35 millones. El valor de mercado de la empresa a los precios del viernes es de poco más de u$s38 millones.

La historia de la empresa, acompañó a la del chavismo en general, con su rama argentina. Fue creada en 1999 tras el desembarco de la uruguaya ANCAP en Sol Petróleo. Nunca fue buen negocio. En 2006, llega la petrolera estatal venezolana PDVSA comprando a ANCAP el 49% de las acciones de Petrolera del Conosur por u$s15 millones. PDVSA ya estaba asociada entonces a ENARSA en dos estaciones de servicio, una de ellas, en Libertador y Arias frente a la ESMA inaugurada en 2005 con la presencia de Hugo Chávez. Ya no existe. La otra en Panamericana y 202. En 2011 PDVSA se hizo del resto de las acciones que tenía ANCAP (Y Petrouruguay) en Petrolera del Conosur, pasando a detentar el 94,38%. El resto quedó flotando en el mercado. En su sitio de internet señala que “Petrolera del Conosur S.A. a través de su Red de Estaciones de Servicio SOL y PDV Sur, provee gasoil, naftas, GNC y lubricantes al parque automotor, sector agrícola e industrial, ofreciendo los más altos estándares de calidad y cubriendo la creciente demanda en el mercado argentino”. Posee estaciones de servicio en CABA, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe.

En el último balance presentado a la Bolsa de Comercio, mostró una pérdida de $11 millones en el primer trimestre del año. En realidad es una máquina de perder dinero. En abril PDVSA aportó u$s500.000 y cerca de u$s2,5 millones en todo el 2017. En 2016 las oscilaciones de la cotización de Petrolera del Conosur estuvieron en función de la posibilidad de su venta. Hubo una oferta del grupo GMM, de Emilio González Moreno, exaccionista del Banco Patagonia que fue desechado por los venezolanos.

Lo que la CNV también observa en este caso son las operaciones vía DMA (Acceso Directo al Mercado) con agentes que lo hacían a través de otros agentes. Este tipo de operación impedía a la CNV contar con información en tiempo y forma. Petrolera del Conosur no tiene las características de una empresa a la cual la CNV le interesa que esté cotizando en la plaza. Primero, por su poca flotación, tan sólo el 5%, por su tamaño, y por si fuera poco, su accionista principal. Su continua pérdida de dinero y su futuro sólo en base a decisiones discrecionales desde Caracas no son sanas para la plaza local para el regulador. El volumen de negocios pasó de 50.000 acciones por día, a 150.000 hace un par de semanas y a 2,5 millones el viernes último. Se descartan estafas con esta operatoria sino simplemente la alimentación de los precios en base a rumores. Y en momentos en que hay demanda por acciones que coticen en la plaza local, pero, como el menú es muy reducido, pueden terminar desembocando en papeles sin bases sólidas. en definitiva, vieron una burbuja con base venezolana.

Por Guillermo Laborda
Ámbito